Nuevas formas de energía

Nuevas formas de energía

En el colegio nos enseñaron mucho sobre los tipos de energía. Siempre nos dijeron que lo ideal era aprovechar la energía renovable al máximo, puesto que las no renovables generan muchísima contaminación. Aparentemente, el mundo entero se ausentó en esa clase, puesto que las energía no renovables, han sido las fuentes más utilizadas en los últimos 100 años, y esto ha generado la situación actual del planeta, con respecto a la contaminación y calentamiento global.

Hablar de energías renovables y no renovables, no es para nada un tema que apenas se esté investigando o que necesite de muchas vueltas, lo que se necesita realmente es tomar las decisiones que beneficien al planeta, y por ende a todos los que en él habitamos.

Las energías renovables son fuentes de energías limpias, inagotables y crecientemente competitivas. Se diferencian de los combustibles fósiles principalmente en su diversidad, abundancia y potencial de aprovechamiento en  cualquier parte del planeta, pero sobre todo en que no producen gases de efecto invernadero –causantes del cambio climático- ni emisiones contaminantes. Además, sus costes evolucionan a la baja de forma sostenida, mientras que la tendencia general de costes de los combustibles fósiles es la opuesta.

El desarrollo de las energías limpias es imprescindible para combatir el cambio climático y limitar sus efectos más devastadores. Las energías renovables han recibido un importante respaldo de la comunidad internacional con el ‘Acuerdo de París’ que entra en vigor este 2020, establece por primera vez en la historia un objetivo global vinculante, por el que los casi 200 países firmantes se comprometen a reducir sus emisiones de forma que el aumento de la temperatura media del planeta a final del presente siglo quede “muy por debajo” de los dos grados.

Es aquí donde el título de este artículo se ve inadecuado. Si estas energías son tan conocidas, ¿por qué hablar de ellas como nuevas energías?, porque es ahora cuando debemos impulsarlas para que lleguen a todos los rincones del planeta, desde las naciones más prósperas, hasta las más humildes o en pobreza extrema. Pero para eso la primera tarea es conocerlas, y acá compartiremos una lista de ellas.

Energías renovables

  • Bioetanol: combustible orgánico apto para la automoción que se logra mediante procesos de fermentación de productos vegetales
  • Biodiésel: combustible orgánico para automoción, entre otras aplicaciones, que se obtiene a partir de aceites vegetales
  • Biomasa y biogás: la energía que se extrae de materia orgánica
  • Energía geotérmica: la energía calorífica contenida en el interior de la Tierra
  • Energía eólica: la energía que se obtiene del viento
  • Energía hidráulica o hidroeléctrica: la energía que se obtiene de los ríos y corrientes de agua dulce
  • Energía mareomotriz: la energía que se obtiene de las mareas
  • Energía undimotriz u olamotriz: la energía que se obtiene de las olas
  • Energía solar: la energía que se obtiene del sol. Las principales tecnologías son la solar fotovoltaica (aprovecha la luz del sol) y la solar térmica (aprovecha el calor del sol)

Ahora bien, explicar detalladamente las ventajas de utilizar las fuentes de energía renovable, también ayuda a que entendamos por qué son la mejor opción:

  • Son el socio imprescindible contra el cambio climático: las renovables no emiten gases de efecto invernadero en los procesos de generación de energía, lo que las revela como la solución limpia y más viable frente a la degradación medioambiental.
  • Son inagotables: al contrario que las fuentes tradicionales de energía como el carbón, el gas, el petróleo o la energía nuclear, cuyas reservas son finitas, las energías limpias cuentan con  la misma disponibilidad que el sol donde tienen su origen y se adaptan a los ciclos naturales.
  • Reducen la dependencia energética: la naturaleza autóctona de las fuentes limpias implica una ventaja diferencial para las economías locales y un acicate para la independencia energética. En cualquier parte del Planeta hay algún tipo de recurso renovable –viento, sol, agua, materia orgánica- susceptible de aprovecharlo para producir energía de forma sostenible.
  • Horizonte político favorable: La comunidad internacional ha entendido la obligación de robustecer la transición hacia una economía baja en carbono por el futuro sostenible del planeta. El clima de consenso internacional en favor de la descarbonización de la economía constituye un marco muy favorable para el impulso de las tecnologías energéticas limpias.
  • Crecientemente competitivas: Las principales tecnologías renovables –como la eólica y la solar fotovoltaica- están reduciendo drásticamente sus costes, de forma que ya son plenamente competitivas con las convencionales en un número creciente de emplazamientos.

Sin duda alguna, el uso de fuentes de energía renovable o energías limpias, son el futuro y dependerá de todos, buscar opciones más amigables para el ambiente, en nuestra vida diaria. Es por ello que la energía solar está teniendo un impulso importante en muchos países de europa y el mundo.

Energía solar

Nuestros amigos de Generadores Bonanza, empresa líder en el apoyo a sistemas solares en España, nos cuentan un poco sobre la energía solar y las ventajas de utilizarla:

La energía solar es la producida por la luz –energía fotovoltaica- o el calor del sol –termosolar- para la generación de electricidad o la producción de calor. Inagotable y renovable, pues procede del sol, se obtiene por medio de paneles y espejos.

Las células solares fotovoltaicas convierten la luz del sol directamente en electricidad por el llamado efecto fotoeléctrico, por el cual determinados materiales son capaces de absorber fotones (partículas lumínicas) y liberar electrones, generando una corriente eléctrica. Por otro lado, los colectores solares térmicos usan paneles o espejos para absorber y concentrar el calor solar,  transferirlo a un fluido y conducirlo por tuberías para su aprovechamiento en edificios e instalaciones o también para la producción de electricidad (solar termoeléctrica).

La energía solar goza de numerosos beneficios que la sitúan como una de las más prometedoras, algunos de los beneficios se pueden resumir en la siguiente lista:

  • Renovable
  • Inagotable
  • No contaminante
  • Evita el calentamiento global
  • Reduce el uso de combustibles fósiles
  • Reduce las importaciones energéticas
  • Genera riqueza y empleo local
  • Contribuye al desarrollo sostenible
  • Es modular y muy versátil, adaptable a diferentes situaciones
  • Permite aplicaciones para generación eléctrica a gran escala y también para pequeños núcleos aislados de la red

Es cuestión de tiempo -y esperamos que sea poco- que la luz solar sea accesible para cosas mucho más simple, y que empecemos a utilizarla sin darnos cuenta y no que tengamos que específicamente buscarla. En la actualidad hay muchos inventos que trabajan con tecnología solar y que pueden ayudar activamente con el problema de la contaminación y el calentamiento global.

Coches, aviones, duchas, maletines, baterías, cocinas, portátiles y muchos otros artefactos, están siendo adaptados para su uso con energía solar, lo que sin duda es un gran avance en el tema para el uso cotidiano, lo más importante es ser consciente de que los cambios macro comienzan con pequeños cambios micro, por lo que si está a nuestro alcance comenzar a probar estos nuevos equipos, estaríamos haciendo mucho, aunque parezca poco.

Por otro lado y una de las cosas más importantes del uso de la energía solar en macro, es que puede ayudar a millones de personas alrededor del mundo que viven en situaciones precarias, por lo que en los últimos años se han desarrollado diferentes inventos que tienen como finalidad, ayudarnos a hacer del mundo uno más sostenible, pero también más justo con los más necesitados.

En todo caso, lo primordial es que no solamente sepamos que existen otro tipo de energías que podemos estar utilizando y que son mucho más amigables para el planeta, que las no renovables, sino que muchas de ellas, son más accesibles de lo que podemos llegar a pensar, si pensamos a largo o mediano plazo.

Para nadie es un secreto que el factor económico, afecta muchísimas decisiones y que hay que tomarlo en cuenta, pues mucho depende directamente de él. Si bien es cierto que en la actualidad los artefactos que funcionan con luz solar pueden ser más costosos, ese coste inicial se ve abaratado cuando nos evitamos los constantes cambios que se le hace a los aparatos convencionales.

Pongamos un ejemplo de un reloj. Al comprar un reloj que utilice energía solar, nos estamos evitando la compra de baterías durante la vida útil del mismo. Lo que quiere decir que aunque de momento, nos esté costando más, a largo plazo siempre será más económico. Este mismo ejemplo aplicaría a los coches, los móviles, los portátiles, porque lo cierto es que los costos de la energía eléctrica cada día son mayores.

En todo caso, sólo con estar considerando los usos de energía renovable como individuos, es una forma simple de ayudar. Evidentemente mientras todos estos avances tecnológicos llegan a nuestras manos de forma más sencilla, la manera de ayudar a hacer del mundo uno más sustentable es lo que hemos sabido siempre, pero que poco hemos aplicado: apagar las luces cuando no la necesitamos, utilizar el aire acondicionado y la calefacción de forma consciente, desconectar los equipos que no se estén utilizando, reciclar, disminuir el uso de plástico, caminar a los lugares que nos sean cercanos, en lugar de tomar el coche.

Estas pequeñas cosas, pueden ser de mucha ayuda y no cambian en nada nuestro estilo de vida, más bien lo convertirán en uno más saludable y más empático con el planeta.

14 mayo, 2020