Hay que lograr un buen equilibro entre la medicina moderna y la medicina más natural

Hay que lograr un buen equilibro entre la medicina moderna y la medicina más natural

La medicina moderna, la que conocemos todos, se basa en la administración de fármacos y tratamientos más o menos invasivos, todo basado en la química creada por las farmacéuticas. Si bien es cierto que la medicina de hoy en día nos cura de cosas que en otra época nos hubieran matado, también es cierto que la medicina natural que se basa en antiguos conocimientos es muy válida para según qué cosas y nos libra de la contaminación de la química de los medicamentos.

Desde las consultas médicas nos advierten de que no es conveniente la automedicación pues nosotros, que somos los que nos llevamos al cuerpo esas medicinas, no tenemos los conocimientos adecuados para conocer cómo funcionan. También nos advierten de que automedicarse acaba suponiendo que el cuerpo se acostumbre a los medicamentos y éstos ya no tengan efecto. Lo cierto es que cuantos más medicamentos tomemos, menos efecto nos harán, es por ello que no debemos concebir la medicina como un recurso fácil, son muchos los que acuden rápidamente al médico por un simple resfriado para que les recete algo en lugar de aguantarse y pasarlo, simplemente.

No nos damos cuenta de que el cuerpo se debilita con tanto aditivo químico, si probamos a sobrellevar según qué cosas sin medicamentos nos daremos cuenta de que el cuerpo reacciona y se defiende, y cuanto más tiempo pasamos sin tomar medicamentos más fuerte se vuelve el organismo. Obviamente no estamos hablando de grandes males, pero sí que hay cosas que el mismo cuerpo humano, por el hecho de ser un organismo vivo y por pura supervivencia, tiene el instinto y la capacidad para defenderse.

Como nos recuerdan desde el centro veterinario Caanes de Alicante, si tomamos conciencia y convencimiento de esto que estamos relatando, en el caso de nuestras mascotas, estaríamos hablando de exactamente lo mismo. Ellos no pueden hablar y quejarse directamente y muchos de sus males, mayores y menores los sufren sin que nos enteremos. Tenemos que ser muy observadores para darnos cuenta de que un día pueden estar más decaídos, tristes o sin energía, síntomas de que algo les ocurre, y tenemos que ser muy observadores porque nuestras mascotas se comunican con nosotros siempre con alegría, con agitación y moviendo su cola, es su manera de comunicarse con nosotros porque nos adoran, y ese amor que nos tienen pueden camuflar sus achaques.

Siendo conocedores de la capacidad de defensa de los animales contra ataques a la salud de su organismo como lo es el de las mismas personas debemos hacernos a la idea de que recurrir al veterinario debe limitarse a la pura necesidad y cuando esté totalmente justificado. Llenar al animal de medicamentos cuando se pueden tomar otras opciones más naturales es un error, los órganos, como puede ser el hígado, sufren cuanto más químicos se les administra, de forma que para arreglar una cosa, no solamente lo estaríamos haciendo de manera artificial sino que además estaríamos perjudicando otras partes del cuerpo.

Cuanto menos le metamos al cuerpo mejor

A cualquier propietario de una mascota que la ha tenido que someter a un tratamiento se le ha dicho alguna vez que el animal tiene que descansar de algún tratamiento como antibióticos o cortisona, esto nos hace darnos cuenta de lo perjudiciales que pueden llegar a ser, a veces es peor la solución que la enfermedad. Es por esto que existen otras opciones más respetuosas con el organismo del animal que se basan en la propia energía de éste y que utiliza tratamientos naturales mínimamente invasivos y respetuosos con la capacidad de autoregeneración y defensa del animal. Esto no quiere decir que la medicina farmacéutica no tenga valor, todo lo contrario, sino que antes de acudir a la química que tiene mucho impacto sobre cualquier organismo, podemos pasar por otras medidas que pueden llegar a solucionar el problema sin resultar tan traumáticas para el animal.

Al final de lo que se trata es de que encontremos el equilibrio entre la medicina moderna y la medicina natural, no recurrir siempre a la farmacéutica para curar todos los males puesto que no es necesario, sobre todo para conservar el organismo del animal fuerte y con capacidad de autodefensa porque todo el mundo sabe que la química debilita mucho los cuerpos.

6 junio, 2019