Deterín, un aliado más contra la contaminación

Deterín, un aliado más contra la contaminación

¿Sabéis qué tipo de productos son los que más dañan nuestro ecosistema? ¿Cuáles son los que más dañan la capa de ozono? ¿Se nos ha informado correctamente a la población sobre qué productos son los que más efecto nocivo tienen sobre el planeta? La respuesta es no. Más del 80% de la población desconoce qué productos son los que deberían estar fuera de mercado. Puede que algunos tengamos cierta idea sobre el tema de los aerosoles y algunos químicos pero la realidad es que ni siquiera tenemos la suficiente información como para decidir si nos merece la pena usarlos o no.

Son los gases procedentes de las fábricas, los elementos químicos que produce la industria y el metilcloroformo utilizado como disolvente en productos como pegamentos y pinturas los productos que más dañan nuestra capa de ozono, la única protección que tenemos frente a los rayos uva que tango perjudican nuestra piel, nuestros campos, nuestros bosques e incluso nuestra climatología.

Y mientras los gases de efecto invernadero dañan el cielo, son los productos químicos desechados al mar los que dañan nuestras aguas, nuestras tierras y nuestros océanos y, de nuevo, aunque podemos imaginar de qué productos hablamos, no somos conscientes realmente del daño que causan. ¿Sabíais, por ejemplo, que mientras que los jabones tradicionales fabricados para lavadora contienen muchísimos químicos que hacen enfermar a nuestros mares hay productos naturales que dejan la ropa igual o mejor y no los comercializan? ¿Sabéis por qué? Pues porque no les merece la pena ni el gasto ni el beneficio que obtendrían.

Por eso, cuando hay empresas responsables que se comprometen voluntariamente con nuestro ecosistema y lanzan al mercado líneas ecológicas de detergentes, amoniacos, jabones, etc. merece la pena reseñarlas y demostrar al mundo que si se quiere, se puede.

Una empresa con conciencia

Deterín, esta fábrica de detergente, ha creado una línea de productos ecológicos que contiene la etiqueta ecológica europea Eco-Label. Una línea de detergentes que si consigue introducir de manera firme en el mercado puede ayudar notablemente a que nuestro país emita menos contaminación en pocos años. Se trata del resultado de un empeño en fomentar la producción de detergentes y productos 100% biodegradables, que contribuyan al desarrollo sostenible y al respeto máximo del medio ambiente.

Hay empresas que cuando se alaba la labor de otra en este sentido, critican que se hable sólo de una línea de productos e incluso llegan a insinuar que sólo sacan al mercado estos detergentes para cubrir la demanda que una parte de nuestra sociedad, cada vez más ecológica, viene pidiendo año tras año, pero que sólo lo hacen para obtener más ganancias. Ante eso yo sólo puedo decir una cosa: a todos nos gustan las buenas intenciones y quiero creer en la gente y en las empresas y en su capacidad de ser responsables, pero hemos llegado a un punto en el que lo verdaderamente importante no es el buen corazón de las personas, sino los hechos, y el hecho irrefutable en todo esto es que esa línea ecológica existe, y no importan los motivos por los que fue fabricada porque la función para la que está creada la cumple y, por tanto, beneficia a nuestro planeta. ¿Es por tanto Deterín una “empresa con conciencia”? Pues sí, sin lugar a dudas.

23 septiembre, 2016

Deja un comentario