Batir los problemas de movilidad reducida de muchos españoles es posible

Batir los problemas de movilidad reducida de muchos españoles es posible

Con el paso de los años, hemos ido creando una sociedad que ha sido más inclusiva con todos esos grupos de población que, a causa de alguno de sus problemas, se veían con dificultades para igualarse al resto de personas. Muchos son los ejemplos que os podemos dar para ilustrarlo pero, en los párrafos que siguen, os vamos a hablar de todas esas personas que sufren algún problema de movilidad, que han sido de las que más han padecido las dificultades de integrarse de las que venimos hablando. Desde luego, se trata de un asunto que bien merece nuestra atención.

España ha sido un lugar peligroso tradicionalmente para personas con movilidad reducida. Normalmente, hemos ido por detrás de otros países europeos en lo que ha tenido que ver con la implantación de medidas destinadas a terminar con este problema. Y los españoles y españolas con movilidad reducida se han percatado de ello, alzando la voz… y consiguiendo que se resolvieran algunos de los problemas que padecían. Y, aunque seguimos teniendo un país que debe mejorar mucho a este respecto, la verdad es que se han producido avances que son dignos de mención.

Una noticia que fue publicada en el portal web de Es Visión informaba de que el Ayuntamiento de Madrid había diseñado un ambicioso plan para ayudar económicamente a personas que tuvieran la necesidad de realizar obras en casa a causa de sus problemas de movilidad. El plan contó con un fondo de tres millones de euros y, desde luego, desde aquí consideramos que ha de ser necesario que todas las ciudades y municipios cuenten con fondos de este estilo con el fin de que se mejore la vida de todas estas personas, que se merecen que nada ni nadie les siga poniendo dificultades en el camino.

Fijaos en lo que apunta otra noticia, en este caso publicada en el portal web eldiario.es. En ella se dice que son 100.000 las personas que no salen nunca de casa a causa de la inexistencia de ascensor o ayuda en su entorno. Imaginaos la desazón que debe producir este tipo de situaciones. Por no hablar de que, en un país con 2’5 millones de personas con problemas de movilidad, los 2’4 millones que sí salen están expuestos a un peligro que puede ser fatal para ellas sin que haya ningún tipo de duda al respecto.

No cabe la menor duda de que las ayudas y la mejora de la vida de las personas con movilidad reducida es algo que debemos tomarnos muy en serio y que debemos implementar en todos los campos de la vida. Por suerte, en España hemos avanzado bastante en la materia en los últimos años y cada vez lo hacemos con una mayor rapidez. Un ejemplo de ello es que se han implementado mejoras en el transporte para este tipo de personas. Y es que muchísimos autobuses ya se encuentran adaptados a personas de movilidad reducida. Los profesionales de Hot Despedidas, cuya entidad dispone de alguno de estos autobuses, nos han asegurado que hicieron una compra de este tipo de vehículos hace diez años y que han hecho otra recientemente… y el cambio en lo que a facilidades para las personas con dificultad para desplazarse ha sido tremendo.

Una mejora que ha de ser continua

Las mejoras que tenemos que implementar en este campo, no obstante, no han de quedarse ahí. Sigue existiendo una buena cantidad de barreras, sobre todo arquitectónicas, por las cuales las personas que no disponen de una movilidad completa tienen impedido el desplazamiento. En este sentido, es necesaria la participación de todos los estamentos de la sociedad para eliminar todas esas trabas. Y la participación del sector público, desde luego, tiene que dar ejemplo.

Son muchas las mociones que se han presentado en los Ayuntamientos españoles y que están destinadas a la eliminación de esas barreras arquitectónicas. Son muchos los programas políticos que las recogen. Pero hay que dar un paso más y ponerse a trabajar de una manera eficaz y eficiente con el fin de conseguir un avance social como lo es el hacer posible que todas las personas con movilidad reducida tengan la capacidad de desplazarse sin que para ello tengan que pasar una odisea.

A nadie le cabe la menor duda de que este asunto requiere de un trabajo constante por parte de mucha gente. Es el momento de ponernos manos a la obra. Y es que todo el mundo merece tener un acceso seguro a cualquier lugar. Son muchas las personas que han visto frustrada su felicidad a causa de la falta de ayudas o de medios para poder batir sus problemas de movilidad. Y, desde luego, no es justo que se produzcan situaciones así. Estamos convencidos de que muchas de las personas que estáis leyendo estas líneas estáis de acuerdo con nosotros.

7 septiembre, 2020