La necesidad de una caldera

La necesidad de una caldera

Contamos con un hotel rural en Sierra Nevada y estamos muy concienciados con el ahorro energético. Sinceramente antes de dedicarme al negocio del turismo rural, era aficionado a la naturaleza y respetuoso, pero hasta que no vives en el entorno y te das cuentas lo mal que nos portamos con nuestro planeta y con su fauna no te conciencias de verdad de la necesidad de aportar nuestro granito de arena.

El ahorro energético solo tiene ventajas

Buscábamos una de las soluciones en la biomasa, que es fundamentalmente una materia orgánica que puede ser de origen vegetal o animal y que incluye los residuos y desechos orgánicos, que son susceptibles de poder ser aprovechados como energía. Algo muy curioso y que todo el mundo no sabe, es que las plantas transforman la energía solar en energía química mediante la fotosíntesis y una importante parte de esta energía se almacena como materia orgánica.

En nuestro caso necesitábamos una caldera y en eficiencia V, una empresa gaditana de la que nos habían hablado muy bien unos clientes de confianza del hotel, nos asesoraron sobre qué es lo que más nos convenía, todo ello adaptado a las necesidades propias del establecimiento, por lo que diseñaron y calcularon todos los elementos que podían ser necesarios para que se pueda disfrutar del mayor confort y un ahorro que es bastante significativo, pudiendo llegar a ser de un 50% frente a otras tecnologías.

Su asesoramiento fue tan bueno que encima me contaron los tipos de caldera, algo en lo que yo estaba totalmente pez y que aprovecho para contaros:

  • Estufas de aire: Las estufas que cuentan con pellets de aire son una magnífica solución para poder calentar pequeñas o grandes estancias.
  • Estufas de aire canalizable: En este caso están diseñadas para poder repartir el aire caliente con conductos a las diferentes estancias del hogar, logrando de este modo una agradable sensación de confort que se expande distribuye de manera uniforme por toda la vivienda o el local.
  • Estufas de agua: En cuanto a las estas de estufas se han diseñado para ubicarse en cocinas o salones, siendo un buen sistema para la producción de agua caliente y calefacción. Son muy respetuosas con el medio ambiente y las podemos ver disponibles en potencian que van desde 16 hasta 38 Kw, ofreciendo una combustión realmente magnífica, contando con limpieza automática del intercambiador que realiza en rendimiento bastante elevado y una cantidad de emisiones que son realmente bajas.

El resultado ha sido muy bueno y al final tenemos en los meses de invierno calentito nuestro hotel rural con la conciencia tranquila al haber invertido en tecnología limpia y renovable con el acicate de encima ahorrarnos un dinero muy majo todos los meses.

El asesoramiento que nos hicieron desde eficiencia V ha sido realmente destacable, hasta el punto de como he dicho a algún compañero del sector, que casi se puede decir que me convertido en un especialista en tecnologías limpias.

Realmente es digno de reseñar como calienta de manera eficaz todas las instalaciones del hotel, algo que con la instalación antigua no era posible y además teníamos unos gastos muy elevados en consumo. Hemos ganado por todos los lados.

Lo mismo podríamos decir del cambio de iluminación, puesto que el LED ha cobrado protagonismo en nuestro hotel, mejor iluminación, menos contaminación lumínica y un gasto más reducido de energía eléctrica que hacen que solo podamos hablar maravillas.

Al final, apostar por la conciencia ecológica y ser más racionales en el gasto energético da buenos resultados. En estos dos casos podemos ver como la eficiencia no está reñida con el precio. Esperemos que cada vez en más hogares y establecimientos se opten por este tipo de energías más limpias que harán posible que nuestro planeta sea un lugar más amable en el que vivir.

Así que ya sabes, si buscas afrontar la llegada del frío de la mejor manera y encima ahorrarte un buen dinero, este tipo de energía es la que te conviene, no dudes en comentárselo a vuestros familiares y amigos, pues realmente merece la pena. Luego es cuestión de dar con unos buenos profesionales que os den un asesoramiento de altura como yo he tenido la suerte de encontrar como os he contado.

28 septiembre, 2016

Deja un comentario