Estira las piernas al aire libre

Estira las piernas al aire libre

Cuando se tienen niños pequeños, siempre se intenta que tengan mucho contacto con la naturaleza, pues convivir con ella trae beneficios para la salud y también a nivel social. A medida que van creciendo las actividades al aire libre siguen formando parte de sus rutinas, vacaciones, fines de semana, excursiones, siempre se hace lo posible por pasar un rato en la naturaleza, así sea en un pequeño parque del barrio donde se vive.

La pregunta es ¿por qué cuando se envejece se le deja de dar importancia al contacto con la naturaleza?. Los adultos mayores, así como los niños, deben disfrutar de actividades al aire libre que les permitan seguir disfrutando de las cosas simples de la vida y que mantengan su cuerpo, su mente y su espíritu en buenas condiciones.

En muchos casos la responsabilidad de que los adultos mayores no puedan disfrutar de actividades al aire libre se debe a la sobreprotección de sus cuidadores. Es evidente que quien tenga a un abuelo en casa debe velar por su comodidad, seguridad y necesidades, pero a veces el cuidarlos en exceso se convierte más bien en no permitirles cosas que en efecto, los ayudarán con sus condiciones de salud.

Tomar el sol, dar una vuelta por el parque, leer un libro en la playa, son actividades que no generan demasiado peligro para los adultos mayores y así como esas, hay cientos.

Es evidente que todo dependerá de las condiciones de salud de los adultos mayores y de las recomendaciones de su médico de cabecera, pero podemos asegurar que en un 90% de los casos, quienes están en condiciones para poder disfrutar un poco al aire libre, van a desear hacerlo.

Beneficios de las actividades al aire libre en el adulto mayor

Para hablar de los beneficios que tiene la naturaleza en los adultos mayores, no hay que irse demasiado lejos, sólo debemos recordar cómo nos sentimos nosotros cuando estamos en contacto con la naturaleza. Si tomamos eso en cuenta, podemos entender por qué para los abuelos y abuelas es tan necesario tener momentos de esparcimiento rodeados de elementos naturales.

Existen numerosos beneficios que afectan positivamente a los adultos mayores que están en contacto con la naturaleza. Entre ellos podemos destacar el retraso de las enfermedades propias en la tercera edad, una mejora en el estado de ánimo, así como también del estado físico y mental. Partiendo de estos beneficios, los especialistas de Servicio Doméstico Sant Pau, expertos en el cuidado de personas mayores a domicilio en Barcelona, nos comentaron cuáles son los tres grandes pilares que deben tomarse en cuenta para impulsar actividades al aire libre para los ancianos:

  • Actividad física y movilidad

Según múltiples estudios, la participación regular en actividades físicas moderadas genera beneficios sustanciales para la salud de las personas mayores, ya que estas retrasan los cambios asociados con el envejecimiento y las enfermedades crónicas comunes. La actividad física también mejora el equilibrio y la fuerza muscular, previniendo caídas accidentales, una de las principales causas de las discapacidades en las personas mayores.

Tomando esto en cuenta, permitir que los adultos mayores realicen ejercicios ligeros, como pasear por el parque o hacer recados en zonas cercanas a casa, contribuye en gran medida a la salud integral del individuo. De hecho, según un estudio enfocado en adultos de la tercera edad, señaló que quienes tenían a su alrededor parques cercanos, calles arboladas y espacio para pasear, podían llegar a vivir 5 años más que aquellos que viven sin elementos naturales en los espacios donde hacen vida. 

En este particular sólo hay que tomar medidas preventivas como que los adultos mayores usen calzado cómodo, agradable, liviano y con suelas de goma, de manera que el impacto al caminar sea menor y que puedan recorrer el espacio sin maltratarse. También se recomienda que tengan un móvil y una libreta con los números de emergencia, pues en caso de que se presente alguna eventualidad, puedan comunicarse inmediatamente con sus seres queridos.

  • Conexiones sociales esenciales

Mantener relaciones sociales y afectivas -no solamente con sus familiares-, es fundamental para conseguir una vejez digna y agradable. En el apartado anterior mencionamos un estudio que dice que quienes viven en zonas con elementos naturales pueden vivir 5 años más que quienes viven en ambientes netamente urbanizados. En relación a ese estudio, también se pudo comprobar que los adultos mayores que utilizan los espacios comunes residenciales que tienen árboles y vegetación, tienen mejores conexiones sociales fuera del núcleo familiar.

Esto se debe a que al realizar las mismas rutas, se crean lazos emocionales con vecinos, trabajadores de la zona o transeúntes que están disfrutando de las áreas verdes. Estas relaciones sociales junto a la actividad física y mental continuada, son fundamentales para mantenerse sano en todos los niveles.

La naturaleza cercana puede apoyar una red social más fuerte para las personas mayores, que puede ayudar a restablecer los sentimientos de control personal y autoestima al amortiguar los efectos del envejecimiento: estrés, mala salud y sentimientos de aislamiento.

  • Salud mental

Numerosos estudios confirman que la conexión con la naturaleza y la vida activa tienen una relación positiva. Los expertos demuestran que un acercamiento con la naturaleza contribuye positivamente con la salud mental y la función cognitiva. Todo ello ayuda al bienestar general de la persona, evitando sufrir enfermedades como la depresión o el estrés.

Como podemos ver estos tres grandes pilares engloban los muchos otros aspectos importantes que se deben tomar en cuenta para darle una vejez feliz a nuestros adultos mayores. Es por ello que es importante no solo permitir que realicen actividades al aire libre, sino participar con entusiasmo en ellas.

¿Qué actividades puede hacer un adulto mayor al aire libre?

Hay muchas actividades que pueden hacerse al aire libre y que dependen de las capacidades que tenga el adulto mayor y de su condición de salud; sin embargo, siempre se pueden hacer ciertas adaptaciones para que puedan pasar tiempo en actividades fuera de casa; algunas de ellas pueden ser:

  • Caminar con música: una actividad estupenda en la tercera edad, la música tiene unos efectos muy poderosos y positivos en todos los seres humanos. Gracias a ello, el estado de ánimo de los adultos mayores puede verse mejorado.
  • Paseos en grupos: estar rodeado de personas y compartir historias, ayuda al entretenimiento de los mismos y cómo ya sabemos contribuye al buen estado de ánimo. En este punto es muy importante la participación de la familia. Un paseo de los abuelos con sus nietos es una inyección de felicidad fundamental para la buena salud. La familia tiene un gran peso en el aspecto emocional y acompañarlos en sus paseos puede ayudar a estrechar lazos, además de crear nuevos y hermosos recuerdos.
  • Ejercicios en parques: una manera fácil y accesible para todos, es realizar ejercicios en parques. En ellos pueden encontrar máquinas que los ayuden a hacer ejercicios sin hacerse daño, o actividades como yoga, taichi, clases de aeróbicos, entre otros.
  • Visitar museos y galerías: Si bien en este particular no están directamente en contacto con la naturaleza, muchos museos y galerías tienen espacios abiertos donde se puede pasar el tiempo. Además, es importante destacar que todas las formas y tipos de arte cumplen con la tarea de ayudar a mejorar el estado de ánimo.

Estas actividades pueden ser fácilmente adaptables a personas con movilidad reducida, pues pueden realizarse en sillas de ruedas, siempre y cuando el resto de su cuadro clínico así lo permita.

La jardinería y los adultos mayores

Una de las actividades más recomendadas para los adultos mayores es la jardinería pues ayuda a nuestros adultos mayores a sentirse realizados, aportándoles una mayor confianza en ellos mismos.

Si bien todas las actividades al aire libre les ofrecen beneficios importantes a los adultos mayores, la jardinería tiene algunos muy específicos a los que vale la pena prestarles especial atención, alguno de ellos son:

  • Mejora la capacidad creativa: Los mayores, cuando empiecen con esta actividad, no tardarán en probar cosas nuevas y obtener beneficios de sus esfuerzos. Esta actividad también les permite dar obsequios, planificarlos y crear cosas diferentes, a su vez, les da mucha alegría ver que las plantas se nutren y florecen; lo que es muy positivo para su estado de ánimo.
  • Reduce el estrés y la tensión: ya que los colores y los olores promueven la relajación. Al cuidar de las plantas de una forma habitual podemos conseguir un efecto psicológico muy positivo que puede ayudar a mejorar los estados depresivos.
  • La jardinería mejora la flexibilidad y la movilidad: Además, se consigue que las personas mayores mantengan una vida activa sin que la práctica de la actividad parezca ejercicio. Ejercita el cuerpo y la mente e involucra un buen número de funciones cerebrales como el aprendizaje y la resolución de problemas.

Otro punto importante a destacar con relación a la jardinería es que diversos estudios afirman que también proporciona beneficios terapéuticos a los pacientes de Alzheimer y demás demencias, además de que puede reducir el riesgo de un ataque cardíaco o un derrame cerebral y prolongar la vida hasta en un 30% en el grupo de edad de más de 60 años.

Es evidente que la naturaleza cumple un rol fundamental a lo largo de todas las etapas del desarrollo del ser humano, lo que significa que mientras más en contacto con ella estemos, más feliz será nuestra vejez y la de nuestros adultos mayores.

15 junio, 2021