Viajar con animales

Viajar con animales

No soporto a las personas que para salir de viaje o por mudanza, abandonan a sus mascotas en casa de familiares que se ven en el compromiso de cuidar de un animal al que no quieren tener en casa pero eso me lleva a entrar en una especie de bucle sin salida porque, por lo general, tampoco soporto las condiciones con las que suelen viajar esos animales cuando viajan en avión.

Hay cientos de noticia por Internet que demuestran que las condiciones y la atención que reciben los animales que viajan en la bodega de los aviones no es la adecuada: Muere un segundo perro durante un vuelo de la aerolínea United Airlines; Air Berlin, a juicio por la muerte de un perro en uno de sus vuelos, etc. Es por eso por lo que puedo comprender a los dueños de animales que, temiendo una posible desgracia, deciden pedir su cuidado a familiares o amigos pero no puedo evitar pensar que esa responsabilidad no es suya, es del dueño, y el animal sufre mucho estrés cuando no está con su humano al pensar que éste lo ha abandonado.

Más vale prevenir que curar

No me importa que me llamen exagerada porque me da igual serlo ya que creo que tengo razón. Hace unos años, cuando me casé, dejé a mi perro con mi madre durante dos semanas. Estaba bien cuidado, tenía comida, camita caliente, lo sacaban a pasear… y aún así el animal no se movía… se pasaba el día tumbado, depresivo y sin comer. El día que regresé a casa tuvo una parada cardiaca al verme de nuevo, de la alegría. Gracias a la ayuda veterinaria prestada por unos grandes profesionales, salvamos su vida pero esa fue la única y última vez que me separé de él. Desde entonces si viajo lo hago en su compañía, siempre.

Obviamente, hasta ahora, he optado por el tren o el coche privado pero me han hablado hace poco de animalesporavion.com, una empresa especializada en el transporte de animales domésticos que trabaja con las principales aerolíneas que cumplen con la normativa estipulada para tales viajes: temperatura entre 15 y 25 grados centígrados durante todo el trayecto, veterinario a bordo, atención durante el vuelo, etc. Me ha dado muy buena impresión y desde aquí me gustaría dar un pequeño aplauso al grupo al que pertenece la empresa, Star Cargo, porque ya era hora de que una empresa importante de transporte empezara a mover hilos para crear un departamento verdaderamente especializado en el transporte de mascotas. Era algo que se venía necesitando desde hacía mucho tiempo pero que, por miedo imagino, nadie había llegado a mover y parecía un servicio estancado que nadie se atrevía a ofrecer.

No es que ahora esté totalmente tranquila al respecto porque los accidentes ocurren. Pero no es lo mismo confiar mi perro a una empresa especializada que vive de hacer llegar sanos y salvos a su destino a nuestros amigos peludos, que confiar en una aerolínea a la que le da lo mismo si el animal llega en buen o mal estado. Al igual que pienso que tampoco es lo mismo que un día, por una razón aislada, ocurra un accidente que podría o no haber sido evitado, que cada dos por tres estemos leyendo noticias sobre animales de compañía fallecidos en el trayecto de los vuelos porque las compañías aéreas ignoran las necesidades del animal hasta que ya es demasiado tarde.

17 enero, 2017