El marketing sensorial y el sentido del olfato

El marketing sensorial y el sentido del olfato

La memoria olfativa es la más poderosa en el ser humano, de hecho, recordamos aproximadamente el 35% de los olores que percibimos. Las grandes marcas, conscientes de ello, han sabido aprovechar esta cualidad humana para vender más. Es lo que se conoce como marketing sensorial, donde el olfato es el principal elemento.

El enorme poder sensitivo del olfato provoca que hagamos asociaciones entre nuestros recuerdos olfativos y determinados momentos o acontecimientos de nuestra vida, lo que automáticamente produce una sensación en los seres humanos, capaz de transportarnos a ese tiempo concreto, a ese lugar, a ese sentimiento encerrado en nuestra memoria. Y es que la mayor parte de nuestras emociones guardan relación con los olores, capaces de influir directamente en nuestro comportamiento

Muchas veces, este dato es obviado por algunas marcas que únicamente se preocupan por el sentido de la vista, pero no las más grandes, las que triunfan. Piénsese por ejemplo en las grandes compañías de comida rápida, en estos establecimientos en los que el olor es el principal reclamo para atraer clientes.

Otro ejemplo, lo encontramos en los comercios, que utilizan un determinado ambientador a fin de que sus clientes consigan hacer una asociación entre el placer que les provoca determinado olor, y el producto o servicio ofrecido. Por ello emplear un ambientador con un olor fresco, duradero y de calidad es tan importante. en este sentido destacan los de ServiNet, una empresa de limpieza y mantenimiento que cuenta con un fantástico ambientador elaborado con una selección de las mejores esencias. Perfuma el ambiente con un agradable aroma y su efecto se prolonga durante horas. Se utiliza principalmente en el hogar, tiendas, oficinas, locales públicos, etc. Dando una sensación de ambiente limpio y fresco. Se utiliza puro por pulverización de forma que se produzca una óptima micronización en el aire.

Como utilizar el olor como estrategia de venta

Además de las compañías de comida rápida, de café o de donuts, otro de los sectores que más saca partida del asombroso poder del olfato, es el automovilístico. La empresa alemana Wolkswagen utiliza esta técnica para vender sus coche, que según explican, ninguno de sus coches sale a la venta sin que se haya olido previamente. Porque para esta empresa, cada uno de sus autos, ha de transmitir un aroma propio, de forma que el conductor o conductora pueda disfrutar de la experiencia de la conducción con los 5 sentidos.

Por esta razón, la compañía realizar miles de estudios al año para comprobar el olor que produce cada uno de los elementos de sus vehículos, paralizando la producción de aquellos que no superen las pruebas olfativas. La idea, es que estas desprendan un olor sutil, ni fuerte ni tan neutro que no pueda percibirse ningún olor, y por tanto, tampoco ninguna asociación.

El sector inmobiliario también ha sabido aprovechar esta circunstancia, y es que ¿Quién querría vivir en un espacio que huele mal?

Por supuesto el sector de la alimentación es el que más partido le saca  a los olores, incluso algunos han creado sus propios olores, como la confitería francesa que creó el olor a chocolate, operación muy costosa pero que puede reportar grandes beneficios a medio plazo

11 Julio, 2017