Ahorra tiempo, dinero y energía en un autoservicio de lavandería

Ahorra tiempo, dinero y energía en un autoservicio de lavandería

La falta de tiempo, la limitación espacial de los nuevos apartamentos de hoy en día o simplemente la necesidad de ahorro energético, ha favorecido que en los últimos tiempos la gente se esté decantando por lavar la ropa en la lavandería en lugar de hacerlo en sus propias casas.

Hasta hace poco los principales usuarios de lavandería solían ser los turistas, los estudiantes universitarios o las personas trasladadas por motivos laborales, trabajadores por cuenta ajena, etc… Pero actualmente, son cada vez más las familias que utilizan los servicios de lavandería para la limpieza de prendas grandes como abrigos, o ropa de hogar como sábanas, edredones, mantas, cortinas, etc…

Parece que últimamente los jubilados también prefieren usar el autoservicio en vez de poner una lavadora en casa, muchas veces porque no saben y otras porque no juntan demasiada cantidad de ropa, y poner una lavadora para pocas prendas supone un gasto mayor que llevarla a la lavandería. Y mientras esperan pueden aprovechar para tomar un café, leer el periódico, o charlar con otros usuarios.

Lavanderías de franquicia como Wash-up,  están a tope de clientes, y el secreto de su éxito reside en que aquí, no necesitarás más que tus prendas y tú. Nada más sencillo que esto. Cada equipo dispone de equipos automáticos de dosificación que evitan tener que añadir aditivos extra. Wash-up investiga, prueba, evoluciona y modifica todos sus productos consumibles antes de incorporarlos al establecimiento, todos testados y adaptados a sistemas de lavado ActiveMotion, lo que los convierte en exclusivos por formulación. Además,  integra programaciones Ad-hoc graduadas electrónicamente en función de temperaturas, cargas de agua y tiempos de proceso del programa seleccionado.

El autoservicio es siempre la mejor opción ya que permite ahorrar tiempo y dinero, a la vez que te garantiza un lavado perfecto, aunque mucha gente todavía tiene sus dudas al respecto, ya que no se fían de la eficacia del lavado, ni de la seguridad de sus prendas. Para todas esas personas, trataremos aquí de explicar por qué es mejor lavar en una lavandería autoservicio que poner una lavadora en casa.

Ventajas de lavar la ropa en una lavandería

¿Todavía no te crees que poner una lavadora sale más caro que llevarla a la lavandería de autoservicio?

Si pensamos en la cantidad de prendas a lavar, el tiempo invertido y el coste energético de la lavadora y la secadora, enseguida nos daremos cuenta de que el ahorro energético y económico es considerable, pudiendo llegar a gastar hasta un 25% cada mes.

Estamos acostumbrados a ver una lavadora en cada casa española, pero eso no es así en otros países. Fuera de nuestro país es frecuente encontrarse con lavadora y secadora comunitaria, en lugar de ocupar espacio innecesariamente en el propio apartamento. Y es que además está es mucho más ecológico, ya que supone un importante ahorro energético.

Esta costumbre empezamos a verla también aquí, y muchos de los nuevos estudios o apartamentos ya no disponen de lavadora, si bien cuentan con un servicio de lavandería, normalmente en la planta baja del edificio.

Por norma general, estas lavanderías de autoservicio se encuentran totalmente equipadas con las máquinas más modernas y la tecnología más actual y con una capacidad mucho mayor que una lavadora convencional. De esta forma se mejora la calidad del lavado, a la vez que permite lavar varias prendas a la vez, incluso las de mayor tamaño. El ahorro, por tanto, está a la vista.

Las franquicias como Wash up, suelen están basadas en Procesos de Alta eficiencia, e incluyen los últimos avances tecnológicos en sus equipos de lavandería lo que favorece una excelente gestión de los recursos energéticos y naturales.

Y eso por no hablar del ahorro de tiempo que permite el autoservicio. El proceso es corto, y en unos 60 minutos ya puedes tener toda tu ropa perfectamente limpia y seca, sin prelavados, sin necesidad de programas diferentes, sin esperar a que seque al aire libre, sobre todo en los días de lluvia, y sin que tu ropa sufra ningún tipo de desperfecto.

Y mientras, puedes aprovechar para leer un libro, estudiar, tomar un café o lo que tú quieras. El tiempo es tuyo.

22 febrero, 2017